Cabe mencionar que esta historia no es cierta; a mi tía no le dio una embolia, sino una fascitis necrotizante, pero se me hizo demasiado científico como para que lo entendieran.