Tal vez sepan que Monterrey es la capital internacional de las botargas y que incluso hay una licenciatura en el tecnológico. A mi me tocó ser sinodal en la tésis de este alumno. Debo decir que se graduó con honores y que después de que se recuperó de la paliza, consiguió trabajo en la barra infantil de Multimedios. ¡Adoro ser catedrática!