Al día siguiente busqué a todos los que habían secuestrado, violado o asaltado aquella noche para pedirles dinero para mi rehabilitación y claro que no me dieron nada. ¡Por eso está el país como está!