Me he dado cuenta de que los diseñadores son muy sensibles con respecto a su “profesión”.