Y desde esa noche decidí perdonar a todos los que me habían desesperado durante el día. Menos al viejito de las bolsas del HEB, que fui a buscarlo a su casa en la madrugada para darle unas cuantas patadas más.