Por eso, a los niños hay que hablarles en términos que puedan entender… y no, no tengo problemas de hemorroides; es el amigo de un amigo el que tiene.