Por suerte, al Yostin lo levantó la temible banda de los narcoortográficos días después. ¡La tranquilidad en la ciudad ha regresado!