Mi niñez sí se perdió para siempre, pero al menos, ya sé dónde está E.T…