Esa noche, desperté asustada escuchando llorar a unos corderos, pero luego me dí cuenta de que eran los vecinos y su karaoke…