El colmo de lo absurdo fue que se trataba del perro del vagabundo que mi papá había arrollado años atrás…