De hecho, creo que el 8 de octubre de 1582, un monje benedictino y un monje franciscano tenían planeado echarse un capuchino y gracias a que ese día nunca existió, los dos se salvaron de ser acusados de cometer pecado[…]↓ Read the rest of this entry…